12/9/13

6 RAZONES PARA VER "BARCELONA, NIT D'ESTIU" (POR JAUME RIPOLL)



El mail lo recibo mordiendo mi última uña virgen mientras pulso con la compulsión un jugador de pinball el botón de actualizar de una página web programada cuando Bill Gates era el nombre de un informático y no de una Fundación. Son las doce de la noche del primer sábado de "Barcelona, nit d'estiu" en los cines que la han querido. Sí, el momento en que después todo es diferente.  Sí, el que nos dirá si debemos tomar vino u Orfidal.

Doce y media y la web sigue mostrando los resultados de taquilla de la época en que Madrid era candidata y no un gran chiste viral.

Una...
Dos...
Y...

Al fin, cuando los ojos se están cerrando y en las copas no quedan ni sulfitos, aparecen las cifras esperadas. Perdón: esperadas no, las cifras soñadas. Segunda mejor media por sala, lleno absoluto en varios cines, mejor estreno nacional en meses. Tarde para más vino, innecesario el orfidal.

Pero, ¿qué pasó con el mail?

Cinco días después, eufórico por la respuesta de quienes han visto la película y la demanda de quien quiere verla y no puede hacerlo, recuerdo un mail que sigue esperando respuesta.
En él, Marta, la mujer que ha hecho de esta web algo tan divertido y singular, me pedía con la amabilidad de un barman berlinés (bueno, quizás con más amabilidad) si podía escribirle un texto con las seis razones por las que ver "Barcelona, nit d'estiu".

Y pienso, ¿a quién podría convencer con mis razones? ¿a quién le interesarían? Es más, ¿queda alguien leyendo?

Si has llegado hasta aquí...

o te llamas Marta y organizas esta web.

o tu nombre aparece en esos títulos de crédito que dan para dos canciones y media de Joan Dausà (que vendría a ser media canción de Pink Floyd o single nuevo de Arcade Fire).

o te gustó tanto la película que quieres repetir y convencer a más gente para que lo haga.

Es posible que tus amigos no quieran ir a verla porque:

1. PARECE UNA CURSILADA CON MÁS AZÚCAR QUE UN HELADO DULCE DE LECHE.

Cierto, si tienes un póster de Lars von Trier en tu habitación o "Saló" te parece una película ligera, definitivamente "Barcelona, nit d'estiu" no será sueño sino pesadilla. Pero...
Si buscas el primer beso o el primer hijo, si quieres recuperar a una antigua novia o a una que nunca llegó a serlo, si te gustaba Meg Ryan fingiendo orgasmos frente a Billy Cristal y Dennis Quaid, incluso si eres un futbolista del Barça con algo que contar, definitivamente ves al cine pues la película te va a gustar.

2. BAH, PARECE UN ANUNCIO DE CERVEZA.

No lo negaremos, en el rodaje, el montaje y el tour se ha bebido mucha Estrella. Pero más que esconderlo o lamentarlo queremos celebrarlo. En la película la cerveza juega un papel tan importante como el coche en las películas de Bond, los teléfonos en la saga de Matrix y los zumos en los episodios de Los Serrano.

3.  NO CONOZCO AL DIRECTOR.

Normal. Tiene 24 años y este es su debut. Dale una oportunidad, tiene un talento brutal, visión propia, look Shaggy y un puñado de camisetas que ni Threadless vendería. Además dentro de unos años, cuando Dani de la Orden sea un nombre asociado a producciones millonarias, siempre podrás decir que tú lo sigues desde el principio.

4. NO VEO CINE ESPAÑOL.

Una lástima. Quizás llegamos tarde para recomendarte "Viridiana" o "Calabuch", pero en los últimos años, de "Rec" a "El Orfanato", de "Volver" a "Lo imposible", de "Blancanieves" a "Mama" pasando por "Una pistola en cada mano", "Eva" o  "Blackthorn" el cine español ha ofrecido un puñado de motivos para recuperar tu confianza. Pero como ninguna de esas está ahora en cartel, la mejor forma para recuperar esa confianza es...yendo a ver "Barcelona, nit d'estiu".

5. ME ESPERO A INTERNET...QUE ES GRATIS.

Aunque la película llegará en breve a la red y lo hará de forma legal para que todo aquel que quiera verla pueda pagar por ella para que así, productores, actores y resto del equipo técnico puedan cambiar la ilusión invertida por unos cuantos billetes arrugados, la mejor forma de ver "Barcelona, nit d'estiu" es en una de esas salas en cuyas proyecciones apenas quedan asientos libres. Compartir la experiencia del visionado con desconocidos que ríen los chistes, tararean las canciones y alguno hay que, atrevido, se suelta con un aplauso o dos, no tiene precio. Bueno sí, el de un cubata de discoteca. ¿La diferencia? Nuestra resaca no querrás combatirla sino disfrutarla.

6TENÍA POCAS GANAS DE VERLA Y DESPUÉS DE LEER LAS CINCO ANTERIORES DIRECTAMENTE NO TENGO NINGUNA.

En este caso me disculpo por el tiempo perdido deseando que las 6 razones deCorbacho sí te devuelvan el interés.

Jaume Ripoll Vaquer
distribuidor y fan

No hay comentarios:

Publicar un comentario